Martes, 17 Septiembre 2019

N Noticias

Un investigador científico al servicio de la sociedad

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

El 10 de abril se celebró un nuevo Día del investigador científico, una jornada para recordar a quienes a través de la ciencia hacen e hicieron crecer a nuestro país. El Dr. Daniel Alonso es uno de ellos y es de Berazategui.

La ciencia es un sector estratégico para el crecimiento y el desarrollo de un Estado, esto lo entendió nuestro país y en los últimos años esta área pudo recuperar el lugar de protagonismo que se merecía. Miles de investigadores repatriados, nuevas universidades en todo el país, el desarrollo de satélites a través de Arsat, fueron y son todavía una muestra de eso.

Como parte de estos trabajos el oncólogo e investigador Daniel Alonso, director científico del Laboratorio de Oncología Molecular de la Universidad Nacional de Quilmes (UNQ), encabezó un consorcio público – privado que, tras 18 años de trabajo, desarrolló importantes avances contra el cáncer de pulmón.

Respecto a su profesión nos cuenta:“Es clave que nosotros podamos abrirnos, que nos acerquemos a la población y que devolvamos a la sociedad lo que está invirtiendo en nosotros” y agrega: “Siempre me ha parecido importante que los conocimientos estén al alcance de la población. En el caso del cáncer eso es muy importante, porque permite derribar mitos y conseguir que la enfermedad sea controlada, ya que la prevención aquí sigue siendo lo más importante”.


Una vida dedicada a la investigación

Alonso se recibió de médico en 1989 en la Universidad Nacional de Rosario (UNR) y la oncología fue la especialidad elegida para desarrollar su carrera profesional. Fue profesor invitado en el Instituto Nacional del Cáncer de los Estados Unidos y realizó su tesis doctoral en Medicina en el Instituto de Oncología H. Roffo -dependiente de la Universidad de Buenos Aires (UBA)-.

En 1996 se incorporó a la Universidad Nacional de Quilmes, y decidió mudarse a un lugar tranquilo que lo hiciera recordar su pueblo natal en Rosario, es así que eligió Ranelagh para vivir con su familia.

En esta casa de estudios encabezó un grupo de investigadores que desarrolló la primera vacuna terapéutica contra el cáncer de pulmón. “Este tipo de terapia es novedosa. Es importante aclarar que no previene la enfermedad y no asegura una cura definitiva, pero sí puede prolongar la sobrevida en casos avanzados y triplicar el porcentaje de pacientes que viven dos años más de lo previsto por los tratamientos tradicionales, como pueden ser la cirugía o la quimioterapia. A estas últimas no las reemplaza, pero sí las complementa”, explicó el especialista.

Actualmente, el experto está abocado a definir nuevas terapias contra el cáncer. “Uno de los proyectos en los que estamos trabajando es tratar de extender el uso de la vacuna terapéutica no solo a pacientes adultos, como los del cáncer de pulmón, sino también a tumores agresivos pediátricos”, dijo Alonso.